Etiquetas

Grande Señor, eres Tú en el cielo,
y solo Tú acoges nuestras almas en tu seno,
para salvar nuestras vidas y llevarlas cargadas
al Padre que habita en lo eterno.

Te alabo por siempre mi Señor, amo de Reino,
porque en ti mi vida se llena de amor sempiterno,
y contigo mi ser llegará a la luz,
la luz de vida que ilumina mi yo interno.

Querer mis pies por ti caminar,
el mundo entero para ti trazar,
y así tu Palabra a los rincones llevar
y todos los pueblos a ti alabar.

Publicado por Wordmobi

Anuncios