Etiquetas

, , , ,

¡Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, ocultando estas cosas a los sabios y entendidos, se las diste a conocer a la gente sencilla! (Mt 11, 25)

Porque me has dado a conocer las cosas realmente importante, y estas siempre a mi lado. Porque sin yo quererlo, ya Tú me has elegido para ser instrumento de tu amor.

¡Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, te mostrado ante mí, indigno siervo tuyo, con tu gracia y tu perdón!

Porque antes de pecar ya me has perdonado y me has amado hasta entregar a tu Hijo por mí. Porque no merezco llamarme hijo tuyo, porque te he desobedecido incontables veces.

¡Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, todo cuanto hay en la tierra me lo entregas para no padecer en mis necesidades!

Porque Tú me entregas todo cuanto necesito día a día. Porque en Ti esta todo cuanto me hace falta y necesito.

Gracias Padre eterno por tu gran amor, bondad y misericordia. Amén.

Jaculatoria: Siempre estas a mi lado y me protejes, Señor

Anuncios