Etiquetas

,

La paz les dejo, mi paz les doy… Porque para eso ha venido, a dejar la paz que el mundo no da, porque el mundo no tiene paz. La paz que tiene el mundo viene dada por Cristo Jesús, porque Él mismo es la paz.

Así como Él nos da y nos deja la paz, de la misma manera debemos darla a los demás, porque así damos el testimonio que vivimos en Cristo y Cristo vive en nosotros.

Aquel que vive en Cristo, Cristo vive en él y Padre también vivirá en él, porque Cristo y el Padre son uno sólo en el amor. Y si Cristo y el Padre son uno sólo en el amor, nosotros en Ellos seremos uno sólo por ese mismo amor que Ellos nos dan.

Por tanto, luchemos y vivamos construyendo un mundo lleno de paz, de esa paz que nos deja Cristo cada vez que lo visitamos y nos visita, de esa paz que se entrega con el amor que viene de Dios.

Anuncios