Etiquetas

, ,

Como el Padre me ama, así los amo Yo… Y con que amor tan grande nos ama el Señor Jesús, que voluntariamente quiso entregar su vida por la salvación de cada uno de nosotros.

Como dice el Evangelio, no hay amor más grande que el que da la vida por los demás, y Cristo entrego su vida de la cruz por nosotros, para hacer de nosotros un pueblo nuevo para Dios, un pueblo que cumplirá sus mandamientos, un pueblo que caminará por el sendero del amor, la justicia y la paz.

Por tanto, Cristo Jesús, con su muerte, nos consagró y nos eligió para llevar esa Buena Noticia a todas las naciones, para amar tal cual Él mismo nos ama, hasta el punto de morir por nosotros, y morir en una cruz.

Por eso, amados hermanos, vivamos en la alegría de Cristo, para que nuestra alegría sea plena y podamos contagiar a los demás de esa misma alegría, la misma que nace del amor de Aquel que es el Amor, Cristo Jesús, Salvador nuestro.

Anuncios