Etiquetas

,

El Señor es amigo de su pueblo… Se hice amigo de su pueblo para salvarlo, porque su amor sobrepasa todo límite. Quiso hacerse hombre para que lo conociéramos tal cual es Él. No ocultó nada, eligió a los hombres para que lo siguieran y lo conocieran, sabiendo que uno de ellos lo iba a traicionar, y aún así lo eligió.

Él no quiere ser tratado como en la antigua alianza, que no se veía tal como es, un Dios amoroso y misericordioso, un Dios a quién nadie podía llegar; se hizo hombre para salvarnos a través de nuestra propia naturaleza humana siendo de naturaleza divina.

El Señor es ese amigo necesario para nuestra alma, es ese amigo que no nos juzga para condenarnos, más bien se baja de Sí mismos para enseñarnos y para amarnos más aún en la miseria en dónde nos encontramos.

Él es ese amigo que sabe que necesitamos de Él y no nos deja solos, nos entrega su mejor ayuda, nos da un Espíritu Consolador que nos guía hacia Él.

Por tanto, sigamos a ese Espíritu, dejemonos guiar por Él, abrazemos con fe y amor a Aquel que se ha hecho hombre para salvarnos con su amor, entregandose en la cruz.

Anuncios