Etiquetas

, ,

Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo… Porque recibió la Buena Noticia y la acogió en su corazón, porque todo aquel que recibe a Cristo en su corazón y hace del Evangelio su estilo de vida, el Espíritu Santo se posa sobre aquel, lo instruye y lo acompaña a llevar esa misma Noticia que ha recibido.

Porque aquel que ha recibido la gracia de recibir y acoger el Evangelio en su corazón no se queda de brazos cruzados, camina por todo el mundo para llevar a conocer a Cristo Jesús, se convierte en mensajero de Él y no se preocupa por aquello que tendrá que decir, ya que el Espíritu Santo le dirá todas las cosas.

Por tal motivo, amados hermanos, recibamos la Buena Noticia de Cristo, como lo hizo María y su hermana Isabel, con las puertas del corazón abierto, para que el Espíritu Santo descienda sobre cada uno de nosotros, y tengamos la fortaleza de llevar el mensaje que el mundo necesita escuchar para la salvación eterna.

Anuncios