Etiquetas

, ,

Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones a cumplir todo cuanto Yo les he mandado… Y que es aquello que nos ha mandado a enseñar? Que Él es el Hijo de Dios, que ha venido a amar a su pueblo, que hemos sido salvados por su pasión, muerte y resurrección, que todo aquello que nos mostró es cuanto tendrémos en la vida eterna.

Porque Él ha bajado del cielo para darnos su vida, ha bajado del cielo para entregarse por completo a nosotros con su infinito amor, ha bajado del cielo porque quiere TU salvación y la mía.

Él quiere que enseñemos a las demás naciones que ha resucitado de entre los muertos y subió al cielo, pero subió no para abandonarnos y dejarnos a la deriva, sino para seguir intercediendo por nosotros ante el Padre Celestial.

No nos deja solos, no quiere que sigamos a la deriva, como lo andábamos antes de su llegada, nos deja con Aquel que da la vida, con Aquel que nos permite hablar de Cristo resucitado, con Aquel que nos guía hacia la Santidad, nos deja con el fuego que nunca se apaga en nuestros corazones, con el Espíritu Santo.

Por tanto, amados hermanos, no nos quedemos mirando al cielo observando como Cristo Jesús sube a su trono, pongámonos a trabajar por ese Reino que Dios quiere para nosotros, llevemos a todos los pueblos la paz que proviene del Espíritu Santo, mostremos con nuestras acciones y con nuestra vida el amor que Dios Padre nos ha dado.

Anuncios