Etiquetas

, ,

Jesús dijo a Pedro: Sígueme… Un mandato que Cristo nos deja y es tan difícil, para muchos, de hacer. Porque seguir a Cristo es vivir como Él vive, es amar como Él ama, es perdonar como Él perdona, es ser esa luz en medio de la oscuridad, es orar constantemente con el Padre y hacer su voluntad.

Seguir a Cristo implica muchas cosas, llevar la Buena Nueva a las naciones, morir a sí mismos para dar vida a los demás, amar a nuestros enemigos, cargar nuestra cruz, vivir en este mundo pero buscando los bienes eternos.

Seguir a Jesús, es atender al llamado que Él nos hace para vivir en santidad, es corresponder a ese amor que nos da cada día y en cada momento, es sentir su presencia en cada acontecimiento, es estar seguros que después de la muerte viviremos con Él en el Reino de los Cielos.

Por tanto, amados hermanos, sigamos a Cristo, quién nos ha amado hasta el extremo entregando su vida en la cruz, quién ha resucitado de la muerte para enseñarnos una vez más que Él es el camino, la verdad y la vida

Anuncios