Etiquetas

No he venido a abolir la ley y los profetas, sino a darles plenitud… Vino a perfeccionar la ley y los profetas con su vida, vino a enseñarnos como debemos vivir para Dios y no para este mundo, vino para abolir la muerte y restaurar en Sí mismo la vida eterna, vino a abrir la puerta del Cielo que fue cerrada por el pecado de Adán y Eva.

Porque Cristo nos ama y por eso entregó su vida por nosotros, ya que en Él se cumple todo cuanto dijeron los profetas del Mesías que había de venir, en Él se cumple la Ley del antiguo testamento, y por medio de Él tenemos vida eterna.

Por eso, amados hermanos, imitemos la vida de Cristo Jesús, sigamos sus enseñanzas, pongamos en práctica todo cuanto nos dice y vivamos según su ley, que nos santifica y nos conduce al Padre celestial.

Anuncios