Etiquetas

, ,

Esta copa es la nueva alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por ustedes… Una nueva alianza que nos abre las puertas del cielo, una bebida de salvación es aquella que sale de esa copa gloriosa, es la sangre dónde se blanquean las almas.

Cristo, al entregar su Cuerpo y derramar su Sangre en la cruz, forma su eterno sacerdocio, dónde se hace sacerdote, víctima y altar al mismo tiempo. Sacerdote porque es Él mismo quién celebra el rito, víctima porque Él es el sacrificio agradable a Dios Padre, el cordero inmolado, sin mancha, y altar porque sobre Sí mismo se celebra el sacrificio.

Sacerdocio que todos compartimos desde el momento del bautismo, dónde todos celebramos la Acción de Gracias, no como en la antigüedad dónde las personas sólo observaban sin saber que hace el sacerdote. En esta nueva alianza toda la asamblea participa de la celebración Eucarística, todos celebramos la Eucaristía, todos presentamos ante Dios la ofrenda del sacrificio.

Por tanto, amados hermanos, asistamos a la Eucaristía, participemos en ella, vivamos el momento en que Cristo quiso entregar su Vida por ti y por mi, Eucaristía dónde se nos entrega su Cuerpo y Sangre Gloriosos. Celebremos la Eucaristía dignamente tal como Cristo la instituyó para nuestra salvación.

Anuncios