Etiquetas

,

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo permanezcan con todos ustedes… El amor del Padre que sobrepasa todo sentimiento, ese amor que es la verdad, ese amor que lo da todo, ese amor que hace capaz de hacer cualquier cosa para la salvación de nosotros, con ese mismo amor que es el Padre entregó a su único Hijo para nuestra salvación.

La gracia de Jesucristo que le fue dada por el Padre, para redimirnos con su Cuerpo y con su Sangre de nuestros pecados, esa gracia que en su bautismo nos convierte en hijos de Dios, esa gracia por el cual nos perdona nuestras faltas nos hace mejores personas, porque nos hace ver donde nos equivocamos y nos da la oportunidad de arrepentirnos de ello.

Y la comunión del Espíritu Santo, el amor perfecto que hace de ellos una comunidad indisoluble, una entrega del uno al otro tan perfecta, un amor que sobrepasa todo entendimiento, hacen de Dios una sola Divinidad compartida en tres Personas. Una Trinidad tan perfecta que forman un sólo Dios.

Así pues, amadísimos hermanos, la Santísima Trinidad son nuestro guía, son el camino a seguir, son ese amor que nosotros buscamos en este mundo pero no son de este mundo, es esa entrega total e incondicional el uno por el otro del cual nosotros debemos tomar el ejemplo y hacerlo verdad en nuestra vida y en nuestro corazón. Vivamos pues, en ese Amor que viene de lo Alto, que fue capaz de entregarse por todos nosotros para nuestra salvación.

Anuncios