Etiquetas

, ,

Yo, en cambio, les digo: amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian (Mt 5, 44)… Porque la obra des cristiano no es sólo amar al prójimo, no es sólo amar a los hermanos y a los amigos, el ser cristianos va mucho más lejos de eso.

Si amamos a quienes nos hace bien, que valor tiene? Eso mismo lo hacen los no cristianos, nosotros, en cambio, debemos imitar a Cristo Jesús, orando y amando a aquellos que nos hacen el mal, porque de esa manera purificamos el alma del odio, de la envidia, de la ambición; si imitamos la vida de Cristo Jesús logramos ese camino de santidad que Dios Padre quiere para cada uno de nosotros.

Por tal motivo, amados hermanos, no nos quedemos amando sólo a aquellos que nos hacen el bien, porque con ello no ganamos nada, más bien, amemos a aquellas personas que nos hacen el trabajo pesado, que nos difaman, que nos critican por llevar una vida en Cristo, que nos injurian y nos señalan; amemos y oremos por aquellas personas que no son cristianas también, para que el Espíritu Santo mueva sus corazones y crean en el verdadero Dios, creador del mundo, salvador de los hombres y santificador de las almas.

Anuncios