Etiquetas

,

Ustedes oren así: Padre nuestro que estas en el cielo (Mt 6, 9)… Porque en la oración del Padre Nuestro está todo cuanto necesitamos, alabamos a Dios, le damos gracias y le pedimos aquello cuanto nos hace falta realmente.

Para orar con Dios no es necesario hacer discursos ni preparar una charla, para orar con Él sólo necesitamos poner nuestro corazón a su disposición, sólo necesitamos abrir las puertas de nuestra vida, de nuestro espíritu y dejar que Él mismo actúe en nosotros.

Orar con Dios es una conversación que deja una enseñanza, orar con el Señor nos aviva su amor dentro de nosotros, orar con Cristo es dejar que el Espíritu Santo se manifieste en nuestra vida haciendo el bien a todas las personas, porque la oración con Dios da en nosotros buenos frutos y abundantes.

Por tanto, amados hermanos, no dejemos de orar con Dios, abramos nuestra vida y nuestro corazón en cada encuentro con el Señor, Él hará de nosotros hombres y mujeres de paz, de verdadero amor, humildes y santos según su corazón.

Anuncios