Etiquetas

, ,

Yo no soy el que ustedes piensan, después de mi viene uno a quién no merezco desatarle las sandalias (Hch 13, 25)… Estas palabras de Juan el Bautista son las mismas que debemos decir nosotros cuando estamos evangelizando, no somos nosotros a quienes ellos esperan, Aquel a quién las demás personas buscan viene detrás de nosotros, vive en nosotros, pero no somos nosotros.

Así como Juan el Bautista predicaba y bautizaba por el arrepentimiento de los pecados, así nosotros debemos llevar la Buena Noticia a los demás, mostrando con nuestras obras el amor que Dios tiene para con nosotros, arrepintiendonos de nuestras faltas, de nuestras culpas, de nuestros pecados, mostrando a los demás el camino a seguir, que es Jesucristo, Señor y Salvador de todos nosotros.

Por tanto, amadísimos hermanos, anunciemos a Cristo Jesús, tal como es, con ese amor que ha suscitado en nosotros para proclamarlo, anunciemos a Cristo Jesús, quién es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, anunciemos a Cristo Jesús quién es el Reconciliador de la humanidad con el Padre, mediante su Cuerpo, entregado en la Eucaristía, y su Sangre, derramada en la cruz.

Anuncios