Etiquetas

, , ,

Todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse con un hombre sensato que edificó su casa sobre roca (Mt 7, 24)… Porque la Palabra de Dios es verdad, porque cuando escuchamos la Palabra de Dios nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor se incrementan, se fortalecen y nos da el entendimiento para seguir adelante en el camino de santidad.

Cuando abrimos verdaderamente nuestro oído a la Palabra de Dios, la acogemos en nuestro corazón y la meditamos delante de nuestro Señor, nuestro espíritu se llena de gozo y vemos con mayor claridad las cosas que vienen de Dios, nuestras vidas tienen bases sólidas y, así estemos en medio de las tribulaciones, estaremos firmes, porque Cristo está en nosotros y nosotros estamos en Cristo.

Por eso, amadísimos hermanos, vivamos constantemente escuchando la Palabra de Dios, fundemos nuestras vidas en el amor que Cristo Jesús nos ha entregado para que así, unidos a Él, tengamos vida eterna en Aquel quién es dador y Señor de vida y santidad.

Anuncios