Etiquetas

,

¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe? (Mt 8,26)… Acaso Cristo no vino para salvarnos? O, es que Cristo no camina junto a nosotros para protegernos? A que le tememos?

Muchas veces nos sobrevienen tempestades, oleajes fuertes, mares agitados, vientos que nos quisieran arrastrar y alejar de las zonas tranquilas; pero Jesús está siempre de nuestro lado, aunque no le sintamos, aunque pensemos que está dormido y despreocupado por esas situaciones.

No dejemos que nuestra falta de fe deje que esas calamidades nos lleven, al contrario, debemos mantenernos firmes y convencidos que Cristo Jesús está con nosotros y que no permitirá algo que nosotros no podamos superar.

Por tanto, amadísimos hermanos, miremos la cruz dónde Cristo se entregó por nosotros, sigamos el camino de la santidad a la cual hemos sido llamados, y dejemos que el Señor y Autor de la vida actúe, no perdamos la fe por esas situaciones que nos agobian, coloquemosla en las manos de nuestro Señor Jesús a quién todas las cosas le obedecen, y se postran ante Él, y le rinden culto.

Anuncios