Etiquetas

, , ,

Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos (Mt 9, 38)… Porque son pocos los trabajadores del Señor, son muy pocos quienes dedican su vida a atender el rebaño del Señor, son muy pocos los que se eventuran a llevar la Palabra de Dios a todas partes, son muy pocos los que toman el Evangelio como estilo de vida y se dedican a compartirlo con los demás.

No sólo hacen falta vocaciones sacerdotales, hacen faltas santas vocaciones sacerdotales; no sólo hacen falta sacerdotes, hacen falta santos sacerdotes; no sólo hacen falta misioneros, hacen falta santos misioneros; no sólo hacen falta religiosos, hacen falta santos religiosos; no sólo hacen falta laicos, hacen falta santos laicos.

Porque el estilo de vida de una persona que ha tenido un encuentro con Cristo Jesús, ha sido transformada, no puede ser igual, no puede vivir en la apatía, no puede estar en la sola palabra, esa persona debe estar en acción, en movimiento, en un continuo vivir de Dios, con Dios y para Dios.

Por eso, mis amadísimos hermanos, pidamos al Señor trabajadores para su viña, trabajadores para sus campos, pero que sean trabajadores según el corazón de Dios, que sean hombres y mujeres santos, que vivan según el Evangelio de Cristo Jesús, Señor y Salvador de la humanidad.

Anuncios