Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los Cielo (Mt 10, 7)… Que ya está cerca ese Reino de Paz, el Reino de Justicia, el Reino del Amor. Que ya está cerca la salvación de la humanidad, que ya Dios viene juzgar al hombre, pero no a juzgarlo para condenarlo, sino para que se salve por medio del amor de su Hijo Jesucristo.

Proclamemos insistentemente la venida de ese Reino en el cual podremos contemplar cara a cara a Dios, dónde podremos ver su Gloria y su poder, dónde podremos contemplar su infinito Amor y su grandeza.

Caminemos por este mundo llevando la Buena Noticia a aquellas personas que no la conocen, llevando la Palabra de Dios en nuestros corazones, encarnando su Evangelio en nuestras vidas.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, hagamos como los primeros cristianos, que dieron sus vidas para que la Palabra de Dios llegara hasta nosotros, entreguemos nuestras vidas para que esta misma Palabra de Dios llegue a otras generaciones posteriores.

Anuncios