Etiquetas

Aquí estoy Señor, envíame (Is 6, 8)… A mi Señor, que no soy digno de estar en tu presencia, envíame a proclamar tu Palabra a tu pueblo que se ha desviado del camino de santidad. A mi Señor, que soy torpe para hablar, envíame a las naciones porque todo cuanto diga procede de Ti.

Porque de Ti viene la salvación, porque de Ti viene la vida, porque de Ti viene la luz que ilumina a toda persona. Hazme capaz de anunciar tu amor a tu pueblo que te haz escogido para ti, hazme capaz de poder amar así como amas Tú, hazme capaz de poder llevar la Buena Noticia a quienes no te conocen, para que tengan la salvación.

Por eso te digo, mi Señor, aquí estoy yo, indigno siervo tuyo, pecador de nacimiento, dispuesto a llevar el Evangelio a dónde Tú quieras que lo lleve, dispuesto a mostrar tu rostro a quién lo necesita, dispuesto a servirte y a adorarte. Aquí estoy yo, Señor, para ser instrumento de tu paz, de tu amor, de tu Palabra, de tu esperanza. Aquí estoy yo, Señor…

Anuncios