Etiquetas

, ,

Entonces Jesús les habló muchas cosas en parábolas (Mt 13, 3)… Porque la Palabra de Dios, aunque es proclamada a todos por igual, no en todos hace el mismo efecto. Porque no todos han querido prepararse para recibir la Palabra de Dios.

Y como actúa la Palabra de Dios en nosotros? Si no estamos preparados, si no adecuamos nuestro corazón, simplemente no germina, no entra en nuestra alma y no nace. Si tenemos un corazón dónde acepto de la Palabra de Dios únicamente aquello que creo que me conviene, Ella no está completa, necesita de aquello que no aceptamos, entonces ella nace pero no tiene suficiente fuerza y muere. Ahora, si preparamos adecuadamente nuestro corazón y nuestra alma, y aceptamos la Palabra de Dios por completo, aceptando que somos pecadores y reconociendo nuestros pecados, nuestras faltas y nuestras debilidades, la Palabra de Dios nace, crece y se robustece.

Por tanto, mis amados hermanos, preparemos nuestros corazones, seamos esa tierra apta para que el Espíritu Santo pueda sembrar la semilla de la Palabra de Dios, aceptando nuestros errores, amando a los demás y siendo humildes de corazón, para que podamos ser esos árboles fuertes que necesita el Reino de Dios en este mundo.

Anuncios