Etiquetas

Fue María Magdalena al sepulcro y vio removida la piedra que lo cerraba (Jn 20, 1)… Se asustó porque no vio al Señor, pensó que se había robado el cuerpo, pero no había sido así. María Magdalena vio al Señor resucitado, creyó en Él y puedo verlo gloríficado, al principio tuvo miedo por no haberlo visto, pero el Señor salió a su encuentro y se presentó ante ella.

De esa misma manera nos sentimos nosotros cuando pensamos que Cristo se ha alejado de nuestros corazones, pero cuando más lejos lo sentimos más cerca es cuando está de nosotros, en esos momentos de miedos y angustias es cuando se nos presenta gloríficado, resucitado, tal cual es, para decirnos cual es nuestra salida, para seguirnos enseñando el camino que debemos seguir.

Por tanto, mis amados hermanos, vivamos nuestra fe en Cristo Jesús, visitemosle en el Santo Sagrario, busquemoslo en la Hostia Consagrada, dónde Él mismo se muestra tal cual es, dónde muestra su grandeza y su omnipotencia, dónde nos indica cual es el camino a seguir, dónde nos enseña como llegar a ser verdaderos discípulos de Él.

Anuncios