Etiquetas

, , ,

No tenemos aquí más que cinco panes y dos pescados (Mt 14, 17)… Cinco panes que son el alimento del alma, cinco panes que se multiplican de tal manera que dan a comer a más de cinco mil hombres, cinco panes que se convierten en el Cuerpo de Cristo, cinco panes que nos llevan a la comunión con Dios por medio de Jesús.

Panes y peces que alimentaron a una muchedumbre, y que todavía hoy en día siguen alimentando al pueblo santo de Dios, que siguen alimentando al nuevo pueblo de Israel. Panes que se convierte en el Cuerpo de Jesús, y peces que hacen referencia al mismo Jesús como el Hijo de Dios, Salvador de nuestra naturaleza caída por el pecado.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, creamos firmemente en Aquél que ha querido entregarse en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en Aquél que quiso ser clavado en la cruz para nuestra salvación, en Aquél que nos dejó su Cuerpo como alimento físico y espiritual, en Aquél que por amor quiso quedarse en un trozo de pan para nuestra redención.

Anuncios