Etiquetas

, ,

Después de despedir a la multitud, subió al monte a solas para orar (Mt 14, 23)… Subió al monte para conversar con el Padre, para permanecer en comunión con Él, para escuchar su voz. Después de hacer un Gran Milagro, siempre se aparta a solas para orar, para conversar, para meditar, para concentrarse en aquello que es su misión.

Y cual es ese Gran Milagro? La multiplicación de los panes y los peces hacen referencia a la Eucaristía, es una prefiguración de la Eucaristía; la celebración de la Última Cena, al terminar vuelve a salir a orar a solas, a seguir conversando con Dios Padre, a saber el plan que el Padre tiene para El.

Por eso, mis amadísimos hermanos, sigamos a Cristo, Señor nuestro, que nos enseña con su vida y con su Palabra. Vivamos con alegría ese Gran Milagro que Cristo Jesús nos ha dejado, y después de haber comido su Cuerpo y bebido su Sangre, oremos, meditemos, conversemos con Dios Padre, y aceptemos aquello que Él nos diga.

Anuncios