Etiquetas

, ,

No sólo [debes perdonarlo] hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete (Mt 18, 22)… Por del amor nace el perdón, quién ama realmente no deja de perdonar, quién ama realmente se entrega por completo al hermano, quién ama verdaderamente busca el bien para los demás.

O es que acaso, si no perdonamos le hace mal a quién ofende? Quién guarda rencor no es quién sufre más? O, nosotros no pedimos perdón para que nos perdonen en el Padre Nuestro? Quién es el beneficiado aquel que perdona de corazón? Acaso no soy yo mismo?

Por tanto, mis amadísimos hermanos, libremonos del odio, dejemos a un lado el rencor y unamonos al verdadero amor, que es Cristo Jesús, quién nos ha perdonado nuestros pecados en el madero de la cruz, unamonos de corazón al verdadero amor que nos lleva a la santidad, que nos lleva al rostro del Padre celestial, que nos lleva a la comunión con nuestros hermanos, que nos lleva a la paz hasta con nosotros mismos, y seamos verdaderos mensajeros de ese amor y ese perdón que Cristo Jesús nos ha manifestado al entregarse por ti y por mi.

Anuncios