Etiquetas

, ,

¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! (Ez 34, 2)… Y quienes son los pastores de Israel? No somos acaso los líderes de grupos? No somos acaso aquellos que de una u otra forma son quienes dirigen a otras personas? No somos acaso aquellos que llevamos la Palabra de Dios a las demás personas? No somos acaso en quienes muchos ponen su confianza y esperan de nosotros una guía?

Es cierto que los principales pastores del pueblo de Dios son los sacerdotes, los obispos y el Papa, pero también es cierto que muchas personas ven en muchos líderes (de pastoral juvenil, grupo misionero, grupo musical, etc.) un pastor, ven un guía, ven una persona que puede ser capaz de encaminar a otras por sendero de la paz, de la salvación, del amor incondicional de Dios.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, seamos pastores verdaderos, llevemos por el camino de santidad a esas personas que nos siguen dentro del grupo al cual pertenecemos, apacigüemos las ovejas que el Señor nos ha dejado a cargo, busquemos a aquellas ovejas que están perdidas y traigamosla de nuevo al redil, y no seamos motivos de discordias y reparaciones, sino más bien, seamos mediadores en la paz, la unión y el amor.

Anuncios