Etiquetas

,

Velen y estén preparados, porque no saben que día va a venir su Señor (Mt 24, 42)… No sabemos el día ni la hora que vendrá de nuevo nuestro Señor Jesucristo, sólo, único y exclusivamente el Padre sabe cuando será su retorno. Ni el Hijo, ni el Espíritu Santo, ni los santos ni los ángeles saben cuando será.

Mantengamonos siempre alerta, mantengamos siempre nuestro corazón y nuestro espíritu puros, ayudemos siempre a los demás, vivamos sirviendo a quienes más lo necesitan, estemos siempre a disposición para aquellas personas que necesitan de nuestra ayuda, de nuestra compañía, de nuestro servicio, porque aquel que haya dado pan al hambriento, vestido al desnudo, agua al sediento, haya visitado a los enfermos y al preso tiene asegurado el Reino de los Cielos.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, arrepintamonos de nuestros pecados para que nuestro corazón y nuestra alma queden blanqueados, comamos y bebamos la Eucaristía con dignidad que es la comida y la bebida de nuestra salvación, nunca dejemos de ayudar al prójimo y oremos siempre por todas las personas, amigos o enemigos, y así estaremos preparados para cuando vuelva Cristo Jesús por nosotros.

Anuncios