Etiquetas

,

Pues bien, ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es miembro de Él (1Cor 12, 27)… Y así como cada uno de nosotros somos miembros de una misma Iglesia, así mismo cada uno de nosotros tenemos nuestra función dentro de Ella, unos son sacerdotes, otros son religiosos, otros son enfermeros, otros son médicos, otros misioneros, otros abogados, otros profesores, y así sucesivamente cada uno en sus profesiones.

Que pasaría si alguno de los miembros de cuerpo dejara de funcionar porque no quiera? Simplemente la función de esa parte del cuerpo se queda sin hacer porque otro miembro no lo sabe hacer o no lo puede hacer. Así mismo es el cuerpo místico de la Iglesia, si alguno de los miembros de Ella no funciona, quién hará su función? Sencillamente ninguna otra persona podrá hacer ese trabajo.

Por tanto, amadísimos hermanos míos, escuchemos atentamente la voz del Señor, sigamos su camino, dejemonos seducir por su Amor, por su Palabra, por su Misericordia, y hagamos nuestras funciones dentro de la Iglesia, Cuerpo de Cristo Jesús, del cual somos sus miembros mediante el bautismo que recibimos.

Anuncios