Etiquetas

, ,

Sus pecados, que son muchos, le han quedado perdonados, porque ha amado mucho. En cambio, al que poco se le perdona, poco ama (Lc 7, 47)… Porque aquel que ama realmente a los demás, aquel que ama de corazón, aquel que ama a Dios, perdona todas las faltas que le hacen, y aquel quién perdona se le perdonan sus faltas, o no es eso lo que pedimos en la oración del Padre Nuestro, perdonanos como nosotros perdonamos?

Si nosotros amamos mucho, perdonamos muchos, y si perdonamos mucho se nos perdonará mucho. Además, si Dios es Amor (Como realmente asi es), no estará Él en el corazón de quién ama mucho? No habrá abierto las puertas de su corazón a Dios aquel que ama sin medida? No perdonará Dios a aquel que busca el verdadero amor que es sincero y desinteresado, servicial y humilde, generoso y bondadoso?

Por tanto, mis amadísimos hermanos, amemos sin medidas, dejemonos impregnar de Dios en nuestro corazón, para que así podamos perdonar verdaderamente a todos aquellos que nos hayan hecho algún mal, dejemonos purificar por el amor de Dios, abramos nuestro corazón a Él, y así viviremos el Él, por Él, para Él y con Él.

Anuncios