Etiquetas

Es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho, que sea rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que sea entregado a la muerte y que resucite al tercer día (Lc 9, 22)… Y por que Cristo Jesús tenía que padecer todo esto? No era Él acaso Dios? Sí Jesús siendo Dios tenía que pasar por toda ese trago amargo, por que nosotros nos quejamos por las cosas que nos suceden? De esa tribulación vino la salvación de la humanidad, de esa pasión por la que tuvo que pasar Cristo Jesús llegó al mundo la redención del género humano.

Cristo Jesús vino a enseñarnos como debemos vivir en cada momento de nuestras vidas, incluso en el sufrimiento, vino a transmitirnos que muriendo a nosotros mismos podemos salvar a los demás, vino a decirnos que la verdadera vida no está en este mundo sino en el Reino de los Cielos, vino a mostrarnos que entregando nuestra vida a Dios por nuestros hermanos llegamos a ser luz del mundo.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, no rechacemos a Cristo Jesús, acojamos su Palabra, no como los ancianos, los escribas y los sumos sacerdotes, que conociendo a la perfección las Escrituras rechazaron a la Palabra hecha carne, sino como los Apóstoles, que una vez conociendola, encarnandola y viviendola, la llevaron a todos los pueblos, entregando sus vidas por los demás y por el Reino de Dios.

Anuncios