Etiquetas

El Hijo del hombre va a ser entregado en mano de los hombres (Lc 9, 44)… Él se ha entregado por voluntad propia, Él ha dado su vida en la cruz para que nosotros tengamos vida en abundancia, ha pagado a precio de sangre por nuestros males, por nuestras culpas, por nuestros pecados, ha querido ser la ofrenda que le agrada al Padre.

Él ha hecho de Sí mismo el Pan que da la vida eterna, ha entregado a la humanidad su Sangre para quitarnos el pecado, que injustamente merecemos, o es que acaso por comernos el Cuerpo y bebernos la Sangre de Cristo dejamos de pecar? Dejamos de insultar a los demás? Dejamos de hablar mal de otras personas? O dejamos la envidia, la avaricia, el deseo carnal?

Por tanto, amadísimos hermanos míos, dejemos el pecado a un lado, despojemonos de nosotros mismos, llenémonos del Espíritu Santo mediante la oración y la Eucaristía, muramos a nosotros mismos para que los demás puedan ver la luz de Cristo, pidamosle a la Ssma Virgen que nos haga como Ella, humildes, serviciales, entregados, amantes de la verdad, de la paz, de la Palabra de Dios.

Anuncios