Etiquetas

, ,

¿No han leído nunca en la Escritura: La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Esto es obra del Señor y es un prodigio admirable? (Mt 21, 42)… Esa misma piedra dónde debe estar fundada nuestra vida, nuestra fe, nuestra esperanza nuestro amor, nuestro corazón, porque con esa misma piedra Dios mismo construyó un viñedo, sembró su Palabra y se la ha dado al cuido a nosotros mismos.

Dios ha preparado esa viña cuidadosamente, la ha hecho fértil y ha sembrado las mejores semillas, y somos nosotros quienes debemos mantener el cultivo, trabajando cada día por ella, para que el Señor al final de los tiempos pueda recoger buenos frutos y así podamos entrar al gran festín, a las bodas del Cordero, a la Jerusalén celestial, a la vida eterna.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, no dejemos que nuestros pecados eliminen a los sirvientes del Señor, escuchemos siempre atentamente la Palabra de Dios, fundemos nuestra vida en la piedra angular, que es Cristo Jesús, y sigamos su ejemplo de vida, encarnando sus enseñanzas y poniéndolas en práctica.

Anuncios