Etiquetas

Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas (Lc 12, 35)… Debemos estar vestidos con la túnica de la luz, debemos estar vestidos con las armaduras del amor, debemos estar vestidos con las vestimentas del perdón y de la misericordia y debemos tener nuestras lámparas encendidas, porque no sabemos en que momento vendrá Cristo Jesús por nosotros.

Dichosa aquella persona que encuentre el Señor en vela, revestido con su túnica, esperándolo iluminado, para abrirle la puerta, para dejarlo entrar en su vida, para dejarlo entrar en su corazón, para que así Cristo poder transformar todo dentro de esa persona, para que Cristo pueda así habitar en su corazón, para que Cristo así pueda hacer el milagro más grande dentro de nuestros corazones.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, vivamos según el corazón de Dios, revistamonos de su amor, seamos capaces de arrodillarnos delante de Él, tengamos la valentía de pedir perdón por nuestras culpas, revistamonos verdaderamente de la Gracia que Él nos quiere dar cada día y en cada momento.

Anuncios