Etiquetas

Cuando vayas con tu adversario a presentarte ante la autoridad, haz todo lo posible por llegar a un acuerdo con él en el camino (Lc 12, 58)… Porque todo bautizado, porque todo cristiano, porque todo seguidor de Cristo Jesús busca la paz, busca la armonía, busca el amor y la concordia.

Porque, acaso Cristo Jesús no es el Señor de la paz? O no es el Señor del amor? No fue Él mismo que se entregó por amor a nosotros? No quiso Él morir para nosotros para darnos la paz? Y si Él es el Señor de la paz y el amor, por que nosotros, los cristianos, no seguirlo? Por que nosotros no dejamos la guerra y el desamor? Por que no dejar que su Palabra se encarne en nosotros y transforme nuestros corazones?

Por eso, amadísimos hermanos míos, busquemos incansablemente las paz entre nosotros, llevemos siempre el amor a los demás, vivamos profundamente el Evangelio y dejemos que esa Buena Noticia haga su transformación en nuestros corazones, en nuestro espíritu, en nuestra vida.

Anuncios