Etiquetas

Yo les digo que no me volverán a ver hasta el día en que digan: bendito el que viene en el nombre del Señor! (Lc 13, 35)… Y cuando sucederá eso? Cuando podremos ver nuevamente al Señor? Cuando podremos cantar tal grande y dulce alabanza?

Y ciertamente que vemos a nuestro Señor exactamente después de decir esa sublime alabanza, todos los días en la Eucaristía tenemos la oportunidad de ver cara a cara a nuestro Señor, todos los días tenemos la dicha ver la venida nuevamente de nuestro Señor Jesucristo, todos los días tenemos el privilegio de comer Su Cuerpo y beber Su Sangre justo después de proclamar que Él es el bendito que vino, que viene y que vendrá en el nombre del Señor.

Por tanto, amadísimos hermanos míos, no desaprovechemos esta oportunidad que nos brinda nuestro Señor, no evitemos la oportunidad de poder encontrarnos con Cristo Jesús en la Sagrada Eucaristía, dónde se nos entrega Él mismo por completo, dónde Él mismo se ha querido quedar para amarnos hasta el extremo por nuestra salvación.

Anuncios