Etiquetas

Cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos (Lc 14, 13)… Y por que a esas personas? Por que no invitar amigos y familiares? Por que tener predilección por esas personas? Y es que el Maestro nos ha enseñado constantemente que estemos pendientes de esas personas, que Él está en ellos, y si queremos tener vida eterna debemos tener nuestra mirada puesta en esas personas.

Y es que no hay mejor pago que aquel que nos da nuestro Señor, siempre nos dará mucho más de cuanto nosotros le damos a Él, si damos de nuestras cosas a los necesitados, si invitamos a banquetes a aquellos que no tienen, porque nuestra recompensa no está aquí en este mundo, ahora bien, si queremos que nos estén halagando y que devuelvan nuestros favores, busquemos a familiares y amigos.

Por tanto, amadísimos hermanos míos, busquemos sin cesar hacer el bien con el prójimo, especialmente con los más necesitados, especialmente con aquellos que no tienen que comer, especialmente con aquellos que no tienen que vestir, especialmente con las personas que están solas y sin trabajo, porque el Reino de los Cielos es de aquellos que tienen un corazón humilde y sencillo, y el Señor les pagará con creces en esta vida y con la vida eterna.

Anuncios