Etiquetas

Así pues, cualquiera de ustedes que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser mi discípulo (Lc 14, 33)… Aquel que no renuncie incluso a sí mismo no puede seguir a Cristo Jesús, porque Él está sobre todas las cosas, nada debe estar primero que Él, porque el Creador no debe estar después de la creatura; si una persona pinta un cuadro, quién será más importante? La pintura por sí sola no se hizo, quién le da valor a la pintura es el pintor.

Así pues, si Dios que nos ha creado no es más importante que nosotros mismos que somos la creatura, hechos con sus propias manos, no podemos ser sus discípulos, seríamos egolatras,y es que el discipulado en Cristo requiere de sacrificios, esfuerzos, retos, constancia, fe, amor, empeño, y atados a cosas materiales no lo podríamos obtener.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, si queremos ser real y verdaderos discípulos de Cristo, dejemos las cosas materiales a un lado, despojemonos de nosotros mismos, y entreguemos nuestras vidas, nuestro espíritu, nuestras fuerzas a Aquel que nos ha dado la vida, a Aquel que con amor nos ha creado y por medio del bautismo nos ha convertido en sus hijos predilectos, para que trabajemos a seguir construyendo el Reino de los Cielos en la tierra que Él mismo nos dio.

Anuncios