Etiquetas

Estén, pues, preparados, porque no saben ni el día ni la hora (Mt 25, 13)… No sabemos el día en que el Señor vendrá por nosotros, no sabemos el momento en el vendrá a recoger cuanto sembró en nosotros, no sabemos la hora que nos llamará de este mundo y nos llevará a la vida eterna.

Mantengamonos preparados, estemos siempre atentos y previsivos, trabajemos por mantener aceite en nuestras lámparas, mantener las gracias que el Señor nos ha entregado, produciendo frutos para Él, amando a nuestro prójimo, ayudando a los necesitados, llevando la Buena Noticia a todas las personas.

Por eso, mis amadísimos hermanos, estemos atentos a la voz del Señor, no seamos sordos a su voz, prestemos mucha atención a cuanto Él nos dice, y así tendremos nuestro espíritu vigilante constantemente, para que así, cuando Cristo Jesús llegue en su segunda venida, nos encuentre preparados y dispuestos para estar en su morada eterna.

Anuncios