Etiquetas

Cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: no somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer (Lc 17, 10)… Y es que acaso vamos a hacer más de aquello que nos manda el Señor a hacer? O es que pensamos que todas las cosas la hacemos porque queremos sin que nadie nos haya mandado? No ha sido Dios mismo quién nos ha dicho que llevemos su Palabra, que amemos a los demás, que ayudamos al prójimo, etc?

Y si es eso lo que hacemos, no estamos cumpliendo con aquello que Él mismo nos manda? Si es eso cuanto nosotros hacemos, por que gloriarnos de eso que hacemos? Al contrario, no nos gloriemos de aquello que hacemos, porque sólo hemos hecho aquello que nos han mandado, sólo hemos hecho aquello que nos han pedido.

Por tanto, amadísimos hermanos míos, hagamos que nuestro servicio sea nuestra vida, hagamos de la transmisión de la fe nuestro compromiso personal, hagamos del amor nuestra insignia, porque todo cuanto nos ha pedido el Señor a hacer es que amemos al prójimo como a nosotros mismos, que llevemos la Buena Noticia a todas las naciones, y que sirvamos a los más necesitados, a los desamparados, a los pobres y desvalidos.

Anuncios