Etiquetas

,

Para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso una parábola (Lc 18, 1)… Y es que el hombre necesita estar en contacto con Dios en todo tiempo, el hombre necesita escuchar su Palabra cada día, necesita saber que quiere Dios para cada uno en cada momento.

Porque cada persona sin estar en contacto con Dios es una persona vacía, que busca escuchar a un dios que no existe, en el trabajo, en la economía, en los bienes terrenales, en ocupaciones vanas y sin sentido, porque en cada persona está la necesidad de escuchar siempre esa voz que nos guía y nos conduce en el camino espiritual, que nos lleva hacia una vida después de esta vida.

Por eso, mis amadísimos hermanos, no ocupemos nuestros nuestro espíritu en escuchar a Dios dónde no está, busquemos incansablemente estar en constante oración con Aquel que nos dio la vida, y nos dará la salvación y la paz, mantengamos siempre nuestra alma en contacto con Cristo Jesús, en la Santa Eucaristía, dónde se nos presenta tal cual es, en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

Anuncios