Etiquetas

Llamó a sus siervos de confianza y les encargó sus bienes (Mt 25, 15)… Ha hecho de cada uno de nosotros, los cristianos especialmente, sus siervos de confianza, nos ha entregado sus más importantes bienes, el conocimiento de sus misterios, las llaves de las puertas del Reino de los Cielos, nos ha dado dones particulares.

Y, que nos pide el Señor? Que espera Él de nosotros? Naturalmente que los trabajemos, principalmente que invirtamos esos dones, esos bienes que nos ha encomendado; y es que, quién pone en producción los bienes espirituales, siempre obtendrá ganancias, siempre se multiplican esos bienes, siempre daremos más de aquello cuanto nos dieron.

Por eso, amadísimos hermanos míos, no dejemos que nuestros bienes espirituales queden enterrados en este mundo, trabajemos con ellos y cada vez tendremos más, trabajemos por ellos y el Señor nos entregará más bienes, no para que nos quedemos con ellos, sino para entregarlos a los demás.

Anuncios