Etiquetas

,

Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre (Lc 21, 36)… Porque en la oración continua nos comunicamos con Dios, porque en la oración continua podremos saber aquello que quiere de nosotros, porque en la oración continua sabremos el valor del verdadero amor.

Y es que Dios nos invita a cada uno de nosotros a amar, pero no a amar en el sentido que el mundo lo presenta, Él nos invita a amar de una manera más trascendente, de una manera muy superior al amor del mundo, de vea manera que nos lleva a la perfección de nuestra vida con nuestro entorno, con nuestra familia, con nuestros amigos, en nuestro trabajo.

Por tanto, mis muy amadísimos hermano, hagamos oración constantemente, asiduamente, regularmente, para que así podamos entender la gracia que Cristo nos ha dejado con su vida, para que podamos saber que quiere Dios de cada uno de nosotros, para que estemos renovando constantemente el amor de Dios en nuestros corazones y en nuestras vidas.

Anuncios