Etiquetas

De igual manera, el Padre celestial no quiere que se pierda uno sólo de estos pequeños (Mt 18, 14)… Porque cada uno de sus hijos somos importantes para Él, y así como el pastor busca sus ovejas perdidas y cuando las encuentra las carga y celebra porque la ha encontrado, así mismo es el Padre celestial cuando alguno de sus hijos se desvía del camino de la santidad, los busca incansablemente y cuando nos dejamos encontrar nos carga en sus brazos y hace una gran fiesta porque nos ha encontrado.

Si pusiéramos con cuanto amor nos busca, si pusiéramos con cuanto amor nos cuida, si pusiéramos con cuanto amor nos trata, buscaríamos la manera de estar todo el tiempo junto a Él, buscaríamos todo el tiempo estar en contacto con Él, no dejaríamos de estar con Él ni un instante, experimentaríamos y viviríamos su gran amor, su maravillosa presencia, su inmensa bondad.

Por eso, amadísimos hermanos míos, dejemonos encontrar por Aquel que nos ha hecho hijos suyos por el bautismo, dejemonos amar por quién es el verdadero amor, dejemonos reducir por su bondad y su misericordia, y acudamos a su presencia, acudamos a su infinito amor, procuremos estar en comunión con Él, procuremos buscar su perdón y su reconciliación, porque siempre que nos separemos de Él, siempre nos recibirá con los brazos abiertos.

Anuncios