Etiquetas

, ,

Los pastores fueron a toda prisa hacia Belén y encontraron a María, a José y al niño, recortado en el pesebre (Lc 2, 16)… No vieron al niño recortado en una cuna ni en una cama, lo vieron en un pesebre, humilde no tanto en el sentido material, sino en sentido espiritual, porque no es que Dios no tuvo los medios para nacer en un lugar lujoso, sino que quiso que lo viéramos así, sencillo pero con mucha fuerza.

Porque, que dios tiene el poder de hacerse semejantes a nosotros para salvarnos? Que dios querrá tomar nuestra condición humana, hacerse uno de nosotros, para darnos vida eterna? Que dios querrá nacer de una mujer para vivir está experiencia de alegrías y tristezas? El Único y verdadero Dios lo quiso hacer para que, tomando nuestra condición humana, podamos ser salvados y podamos ser llevados a la vida eterna, amándonos sin medida.

Por eso, mis hermanos muy amados, vivamos con sencillez, vivamos con humildad, vivamos con amor y entrega al Señor, nuestro Dios, quien ha querido hacerse uno de nosotros por amor a nosotros, quién ha querido sufrir y padecer una muerte tan deshonrosa para salvarnos a nosotros, porque el amor de Dios para con nosotros no tiene límites.

Anuncios