Etiquetas

Juan les contestó: “Yo soy la voz que grita en el desierto: ‘Enderecen el camino del Señor’, como anunció el profeta Isaias” (Jn 1, 23)… Enderezcamos el camino del Señor, ya Él se encuentra entre nosotros, ha nacido y ha venido para quedarse para siempre junto a nosotros, no sigamos en nuestra vida torciendo el camino, al contrario, busquemos el camino que nos lleva a la salvación.

Cristo vino para nacer en un pesebre, pero no en cualquier pesebre, el quiso nacer en cada uno de nuestros corazones, en nuestros corazones afligidos, en nuestros corazones arrepentidos, en nuestros corazones humillados, reconociendo que somos pecadores y que sin su perdón no podemos llegar a la vida eterna, vino para estar no sólo en medio de nosotros sino a estar en nosotros.

Por tanto, mis muy amadísimos hermanos, sigamos preparando el camino al Señor, llevemos la Buena Noticia a aquellos que no la han recibido, llevemos el Amor de Cristo Jesús a todas partes, hagamos ver que Jesús vino a amarnos y a salvarnos, y que no vino a condenarnos porque Él quiere que vivamos junto al Padre en la vida eterna, en el Reino de los Cielos.

Anuncios