Etiquetas

Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres (Mc 1, 17)… Y como lo seguimos? Sólo por algunos instantes? Condicionando ese seguimiento? Colocando peros? Y si lo seguimos por completo, dejamos que la Palabra de Dios actúe en nuestras vidas? Escuchamos aquello que Él nos quiere decir? Dejamos que Él guíe nuestro camino? Vamos realmente a dónde Él nos necesita?

El seguimiento que Cristo Jesús nos pide es un seguimiento al verdadero amor, es un seguirlo sin mirar atrás, es un seguirlo dejándolo todo para ganarlo todo, es un seguirlo para llevar su Evangelio a todas partes, es para llevar el Amor de Dios a aquellos hermanos necesitados, es para llevar la esperanza de que Dios está con nosotros y al final del camino está la luz que nos conduce a la verdadera vida.

Por eso, mis muy amadísimos hermanos, aceptemos de corazón ese llamado que el Señor nos hace en todo momento a seguirle, aceptemos con sinceridad este llamado que Cristo nos hace para llevar la Buena Noticia a todas las naciones y así más y más personas conozcan ese amor tan especial que tiene Dios hacia la humanidad, sobre todo a la gente sencilla, humilde de corazón, pobre de espíritu.

Anuncios