Etiquetas

Yo les aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra (Lc 4, 24)… Y a que se debe eso? Por que, hasta la misma familia, no acepta a una persona salida de su propio entorno y escogida por Dios? A quien rechazan realmente? Será que no podemos creer que esa persona no puede ser escogida por Dios para llevar su mensaje a otras personas?

Por que no aceptamos el mensaje que nos proviene de algún allegado, pero si aceptamos el mensaje que nos da un extraño? Acaso no puede ser Dios mismo que nos quiere decir algo a través de ese conocido? No puede Dios usar a nuestros vecinos, nuestros familiares o nuestros amigos para darnos alguna advertencia, o para decirnos que algo está mal, o algo que nos quiera comunicar?

Por tanto, mis amadísimos hermanos, prestemos atención a los acontecimientos que nos suceden, escuchemos atentamente a todas las personas que nos hablan, escuchemos con humildad las cosas que quieran decirnos, y oremos incansablemente por todas aquellas personas que se sientan llamadas por Dios para llevar su mensaje a todas partes, creamos en ellas y ayudemoslas sin pensarlo dos veces.

Anuncios