Etiquetas

No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud (Mt 5, 17)… Porque si Él es la Ley, como puede destruirse a sí mismo? Al contrario, vino a enseñarnos como debemos cumplir la Ley, vino a demostrarnos que sí podemos vivir en santidad de la mano con Él, porque vino a cumplir la ley.

Y como dio cumplimiento a la ley? Amándonos hasta la muerte, entregando su vida por nosotros en la cruz, queriéndose quedar en el pan y en el vino transustanciados en su propio Cuerpo y en su propia Sangre; dio cumplimiento a la ley perdonando pecados, sanando enfermos, expulsando demonios de las personas; cumplió la ley tocando la gente, abrazandolos, teniendo compasión, misericordia, amor.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, tomemos el ejemplo que Cristo Jesús nos dejó, cumpliendo la ley, cumpliendo los mandamientos que Él mismo nos dejó, amando a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Anuncios