Etiquetas

, ,

Uno de los escribas se acercó a Jesús y le preguntó: “cual es el primero de todos los mandamientos?” (Mc 12, 28)… Todo judío sabe perfectamente cual es el primero de los mandamientos, y Jesús no responde directamente cual es el primero, sino que le recita la oración judía: “Escucha Israel, el Señor es uno sólo, amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser, con toda tu mente”… Pero no sólo responde el primero sino también el segundo mandamiento.

Y es que este segundo mandamiento es tan importante como el primero porque, como dice el Apóstol, “si amamos a Dios y no amamos al prójimo, somos unos mentirosos, como podemos amar a Dios a quien no vemos y no amar al prójimo a quien vemos?”… Y es que amando al prójimo estamos amando a Dios, porque Él habita en cada uno de nosotros, y con razón nos dice Jesús: “cuando visitaron enfermos y encarcelados, cuando les dieron de comer al hambriento o vistieron al desnudo también lo hicieron conmigo”…

Por eso, mis amadísimos hermanos, el amor nos impulsa a servir a los demás, el amor nos lleva a darnos de corazón a quien nos necesite, el amor nos hace llevar la Buena Noticia a todas las personas; por tanto, cumplamos esta ley del amor, y así podremos hacer lo que queramos, y al final viviremos eternamente con nuestro Dios y Señor, quien se entregó por amor a nosotros en la cruz.

Anuncios