Etiquetas

Muchos judíos que habían ido a casa de Marta y María, al ver que Jesús había resucitado a Lázaro, creyeron el Él (Jn 11, 45)… Porque, vieron las obras que hace, vieron que todo cuanto hace proviene del Padre, vieron que todo cuanto hace es para el bien de nosotros mismos, porque vieron que su plan de salvación es mucho mejor que el plan que tenemos de nosotros mismos.

Y es que el amor de Él hacia nosotros es insuperable, es inimaginable, es infinito, no se puede medir de ninguna manera, solo podemos darnos cuenta de ello, así como nos hemos dado cuenta que entregó a su Hijo para salvarnos, que entregó a su Hijo para morir en una cruz, para morir como un malhechor siendo el más inocente de todos, siendo el único que ha hecho el bien en cada momento.

Por tanto, mis amadísimos hermanos, entreguemos nuestras vidas a Él, observemos detenidamente su obra en nosotros, y demonos cuenta de que tan importante somos nosotros para Él, que quiso reconciliarnos con el Padre, que quiso derramar hasta la última gota de su Sangre para nuestra salvación.

Anuncios