Etiquetas

Se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan; empezó a sentir terror y angustia (Mc 14, 33)… Después de haber sido aclamado como Rey, de haber sido recibido con palmas y vítores, Cristo Jesús siente terror y angustia, y siente todo eso porque es verdadero hombre, porque siendo Dios como el Padre, quiso hacerse hombre como nosotros, quiso padecer como nosotros.

Y se lleva consigo a los mismos discípulos que lo vieron transfigurarse, se llevó a los discípulos que fueron testigos de la presencia de Moisés y Elías junto a Jesús, y ahora son testigos del sufrimiento de Cristo, testigos de la angustia y el sufrimiento que Él tiene para salvarnos.

Por tanto, mis hermanos amadísimos, vivamos esta Pasión de nuestro Señor Jesucristo con amor y con recogimiento, vivamos con dolor la muerte de nuestro Señor, quien entregó su vida para salvarnos de nuestra miseria y darnos la dignidad de ser hijos de Dios.

Anuncios